Monday, March 19, 2012

Huevos a la Benedictina

Los Huevos Benedict, (en inglés Benedict Eggs) son un plato que consiste en dos mitades de un Muffin, generalmente cubiertos con panceta o tocino ahumado o pastrami (a veces conocido como back bacon -canadiense-, que en Estados Unidos se denomina "Canadian Bacon"), y huevos escalfados así como la muy popular salsa holandesa.

Existen diferentes posibles explicaciones para describir el origen de los huevos Benedict. En una entrevista realizada en la columna "Talk of the Town" del The New Yorker en el año 1942, el año antes de su muerte, Lemuel Benedict, un corredor retirado de Wall Street, reclamaba en el lujoso Waldorf Hotel en el año 1894 encontrar la cura a la resaca y para ello pidió: "buttered toast, poached eggs, crisp bacon and a hooker of hollandaise" (tostada con panceta huevos escalfados y salsa holandesa). Oscar Tschirky, el maître d'hôtel y conocido como el legendario "Oscar of the Waldorf", se impresionó por la petición y pronto lo incluyó en el menú de desayuno, pero sustituyó la tostada por el English muffin.

Craig Claiborne en septiembre del año 1967 escribió una columna en The New York Times Magazine sobre la carta recibida por Edward P. Montgomery, un Americano que residía en Francia. En ella, Montgomery relataba que el plato fue creado por Commodore E.C. Benedict, un banquero que murió en el año 1920 a la edad de 86. Montgomery incluyó una receta para los eggs Benedict, mencionando que fue enseñada por su madre, quien la recibió de su hermano, que era, a su vez, amigo de Commodore.

Desde entonces este plato se convirtio muy popular... es muy rico!






















Ingredientes:

English Muffin
Canadian Bacon (Tocino Canadiense)
Huevos Escalfados
Salsa Holandesa

Preparacion de la Salsa Holandesa

Se diluyen las yemas de huevo limpias (sin restos de clara) en agua fría. Se bate sobre fuego al baño María, hasta conseguir una crema espesa y espumosa, que llegue a doblar su volumen. Se agrega la mantequilla previamente clarificada y tibia, poco a poco y sin cesar de batir.

Después se añade la sal, pimienta y el zumo de un cuarto de limón y se mezcla de forma envolvente. En ocasiones se cree que la salsa holandesa debe tener una consistencia como la mayonesa pero cabe aclarar que esta salsa debe tener consistencia espumosa.

Se mantiene al calor de un baño María hasta su utilización por el hecho de ser muy inestable.



1 comment:

  1. No tenia ni idea de la historia de estos huevos... que deben estar bien ricos!! Besos

    ReplyDelete

Gracias por pasar y comentar en mi blog, me hace mucha ilusion tanto a mi como a ti, gracias!